La historia de BABBI es la historia de una familia.

En el corazón de Romagna, región rica de tradición y de cultura gastronómica, Attilio Babbi fundó en 1952 la a Empresa Pastelera BABBI dedicada a la posición de conos, barquillos y semielaborados para maestros heladeros.

La empresa, gracias a las materias primas de absoluta genuinidad y a la frescura de los ingredientes utilizados, pronto se convirtió en el punto de referencia de los maestros del helado artesanal.

El departimento de pasteleria se creó algunos años más tarde, cuando Nonno Attilio tuvo la genial intuición de aprovechar los meses invernales para introducir una nueva línea de producción en la empresa.

Desde el inicio, la posiciòn de BABBI se encontró lejos de los ricos mercados de masas, y se dedicó a la creación de “especialidades pasteleras únicas e irrepetibles” mediante el empleo de materias primas noblespreciadasgenuinas y una elaboración artesanal larga y esmerada.  

Desde este inicio nacieron los Wafer Viennesi y los Waferini, hoy conocidos y apreciados en todo el mundo.

“…Mis Viennesi, y mis Wafers, son el resultado de una búsqueda constante, de una experimentación continua, de una dedicación seria, que ha sabido transformar ingredientes nobles en Especialidades Irrepetibles…”

– Attilio Babbi –

En el corazón de Romagna, región rica de tradición y de cultura gastronómica, Attilio Babbi, clase 1906, creció alimentando desde joven su amor a su pasión por el arte pastelero.

Después de varios años de experiencia en el ramo, al final de los años cuarenta, inició a producir en el corazón de Cesena los primeros ingredientes para helados artesanales con la intención de alegrar los paseos veraniegos de grandes y pequeños en toda Romagna, hasta fundar, en 1952, la Empresa Pastelera BABBI dedicada a la producción de conos, barquillos y semielaborados para maestros heladeros.

waferini
corso-gelateria-artigianale-2

En 1958 Attilio Babbi tuvo la genial intuición de aprovechar los meses de invierno para introducir una nueva línea de producción en la empresa: nacieron así las especialidades pasteleras BABBI.

Attilio intuyó en seguida que el camino justo no era el de los productos de masa, de los cuales el mercado ya era rico, sino el de la creación de “especialidades pasteleras únicas e irrepetibles”mediante el empleo de materias primas nobles preciadasgenuinas y una elaboración artesanal larga y esmerada.    

En los años sucesivos Nonno Attilio continuó acompañado en la conducción por el hijo Giulio que desarrolló la red comercial también afuera del territorio de origen hasta llegar a los nietos Carlo, Gianni y Piero que, además de desarrollar la actividad tradicional, crearon una nueva división en el interior de la empresa, iniciando la producción de helados y postres súper finos, tan exclusivos y fantasiosos que merecieron la denominación de “leyenda del helado italiano”.

Todas las fases de elaboración han sido efectuadas completamente, como garantía de autenticidadcalidad seguridad alimenticia ; desde el tostado de avellanas, almendras, piñones y pistachos, hasta la refinación de las cremas, la pasteurización de las pastas aromaticas, hasta la preparación y cocción de los barquillos, y justamente gracias a esta producción artesanal y maestra crecida con el pasar de los años, BABBI ha logrado imponerse en el mundo como garantía de refinado placer gourmet.

Hoy BABBI, después de 60 años de actividad, de dedicación, de sacrificios, de amor por la tradición y sobre todo de pasión por el arte pastelero, cuenta con un mercado internacional, con locales monomarca en Japón y objetivos siempre nuevos para realizar.

Nuestra filosofía

Desde hace 60 años elegir BABBI significa dejarse seducir por las dulces especialidades que nacen sólo de materias primas seleccionadas. Significa dar valor a una amplia elección, con ingredientes de calidad y confecciones adecuadas a todo tipo de ocasión. Significa elegir el placer, esa deliciosa emoción que tras haberla probada no puede ser más placentera.

Nuestra filosofía nos conduce desde siempre a buscar el delicado equilibrio entre materias primas, recetas y elaboraciones de las cuales, con mucha dedicación, nace la perfección del gusto. Cada una de nuestras especialidades es fruto de años de experienciaamor por la tradición y gran pasión por el arte pastelero, valores que desde siempre se traducen en la realización de propuestas gustosas y momentos únicos para vivir

viennesi-fondente
Calidad

En la producción de las especialidades BABBI se emplean solo materias primas nobles y naturales, esmeradamente seleccionadas y dosificadas según la clásica tradición artesanal italiana, y elaboradas con procedimientos respetuosos con propiedades nutritivas de las materias primas y de las exigencias de los consumidores. La refinación y la pasteurización de las cremas monitoreadas por nuestros expertos y unidas a la atenta cocción de los fragantes barquillos, dan un sabor y una delicadeza sin iguales.

Exclusividad

Desde la fundación de su empresa, Nonno Attilio ha querido alejarse del mercado de masa, ya rico y saturado, para apuntar a un mercado de sector en el cual introducir sus geniales especialidades, al inicio solo para el sector de la heladería y luego también para el sector pastelero. Fue necesario un poco de tiempo antes que el mercado se diese cuenta de la exclusividad de los productores BABBI, cuyo sabor y cuyos ingredientes de primerísima calidad trabajados por manos expertas, poseen un valor que supera la simple "bondad". Todos los productos BABBI, desde los semielaborados para heladería, a los Wafer, a las Cremas son fruto de una elaboración artesanal atenta, minuciosa y respetuosa de la tradición que regala el gusto de la exclusividad a la exquisitez BABBI.

Pasión

Desde 1952 la pasión de la familia BABBI para el bueno, para el genuino, para la calidad y para latradición, es el fundamento de la empresa. Cada producto, de semielaborados para helado artesanal, a las preciadas especialidades pasteleras, encierra el fruto de esta pasión que hace únicas nuestras creaciones y que ha llevado a BABBI a ocupar su posición de líder mundial. Sin pasión no hay sabor, no hay gusto, no está BABBI.

Innovación

BABBI es sinónimo de tradición y de autenticidad, pero ello no quiere decir cerrar los ojos ante un mundo que cambia de modo constante, y a un mercado en el cual nacen continuamente nuevas exigencias de parte del consumidor y, por lo tanto, nuevas preguntas a las cuales responder antes es mejor que cualquier otra cosa. En 60 años de actividad BABBI ha sabido contruir e invertir en la búsqueda y en la tecnología, con el objetivo de mejorar sus sectores de producción. Cada señal procedente del mercado, cada evolución del gusto, cada exigencia del cliente, se recoge y es analizada por los tecnólogos alimenticios para ofrecer una solución excelente, innovadora y de calidad impecable a los propios clientes. La Búqueda y la innovación son dos componentes fundamentales e imprescindibles, que conviven con el apego a todo lo que "era de otros tiempos": Un ojo siempre hacia el pasado y un ojo siempre hacia el futuro. ¡Con la cabeza bien concentrada en el presente!

Solo partiendo de la calidad se puede apuntar a la perfección.

En la producción de las especialidades BABBI se emplean solo materias primas nobles y naturales, esmeradamente seleccionadas y dosificadas según la clásica tradición artesanal italiana, y elaboradas con procedimientos respetuosos con propiedades nutritivas de las materias primas y de las exigencias de los consumidores. La refinación y la pasteurización de las cremas monitoreadas por nuestros expertos y unidas a la atenta cocción de los fragantes barquillos, dan un sabor y una delicadeza sin iguales.

BABBI utiliza una selección de las mejores avellanas y de los mejores pistachos, tostados directamente en nuestros establecimientos con métodos artesanales que permiten conservar el aroma y el sabor auténtico y natural.

certificazioni-babbi