La historia de Babbi es la historia de una familia

En el corazón de Romagna, región de gran tradición y de cultura gastronómica, Attilio Babbi fundó en 1952 la Empresa Pastelera Babbi dedicada a la producción de conos, obleas y semielaborados para maestros heladeros.

Babbi, gracias a las materias primas de absoluta autenticidad y de frescura de los ingredientes utilizados, se volvió pronto el punto de referencia de los maestros del helado artesanal.
El reparto pastelero se creó algunos años después, cuando Nonno Attilio tuvo la intuición genial de aprovechar los meses de invierno para introducir una nueva línea de producción en la empresa.

Desde el inicio, la colocación de Babbi fue lejos de los mercados ya ricos de masas, y se dedicó a la creación de “especialidades pasteleras únicas e irrepetibles” mediante el empleo de materias primas nobles, raras, genuinas y una elaboración artesanal larga y esmerada.
De este principio nacieron los Wafer Viennesi y los Waferini, hoy conocidos y apreciados en todo el mundo.

“… mis viennesi, mis wafer, son el resultado de una constante búsqueda, de una experimentación continua, de una aplicación seria, que ha sabido transformar ingredientes nobles en especialidades irrepetibles…”

– Attilio Babbi –

Tras varios años de experiencia en el ramo, al final de los años cuarenta, inició la producción en el corazón de Cesena los primeros ingredientes para helados artesanales con la intención de alegrar los paseos veraniegos de grandes y pequeños en toda Romagna, hasta fundar, en 1952, la Empresa Pastelera Babbi que se dedica a la producción de conos, obleas y semielaborados para maestros heladeros.

waferini
attilio-babbi-2

En los años siguientes a Nonno Attilio se le añadieron a la gestión el hijo Giulio que desarroló la red comercial también fiera del territorio de origen, hasta llegar a los nietos Carlo, Gianni y Piero que, además de desarrollar la actividad tradicional, crean una nueva división en el seno de la empresa, iniciando la producción de helados y postres superfinos, de modo tan exclusivos y fantasiosos que merecerán el apelativo de “leyenda del helado italiano”.

Nuestra filosofía

Hace 60 años que elegir Babbi significa dejar seducir de dulces especialidades que nacen solo de materias primas seleccionadas. Significa dar valor a una amplia elección, con ingredientes de calidad y confecciones adecuadas para cada ocasión. Significa seleccionar el placer, esa deliciosa emoción que tras haberla probada no se puede ya abandonarla.

Nuestra filosofía no lleva desde siempre a buscar el delicado equilibrio entre materias primas, recetas y elaboraciones de las cuales, con tanta dedicación, nace la perfección del gusto. Cada una de nuestras especialidades es fruto de años de experiencia, amor por la tradición y gran pasión por el arte pastelero, calores que desde siempre se traducen en la realización de propuestas gustosas y momentos únicos para vivir.

Scatola-Viennesi-fondenti
Calidad

En la producción de las especialidades Babbi se emplean solo materias primas nobles y naturales, esmeradamente seleccionadas y dosificadas según la tradición artesanal clásica italiana, y elaboradas con procedimiento que respetan las propiedades nutritivas de las materias primas y de exigencias de consumidores. El refinado y la pasteurización de las cremas controladas por nuestros expertos y unidas con la atenta cocción de las fragantes obleas, regalan un sabor y una delicadeza sin pares.

Unicidad

Desde la fundación de su empresa, Nonno Attilio ha querido alejarse del mercado de masa, ya rico y saturado, para apuntar a un mercado selecto en el cual introducir sus geniales especialidades, al principio solo para el sector de la heladería y luego también el sector pastelero. Fue necesario un poco de tiempo antes de que el mercado se diese cuenta de la unicidad y de la preciosidad de los productos Babbi, cuyo sabor y cuyos ingredientes de primerísima calidad elaborados por manos expertas, poseen un valor que supera la simple "bondad". Todos los productos Babbi, desde los semielaborados para heladería, a los Wafer, a las Creme son fruto de un trabajo artesanal atento, minucioso y respetuoso de la tradición que regala el gusto de la unicidad a las exquisiteces Babbi.

Pasión

Desde 1952 la pasión de la familia Babbi por lo bueno, por lo genuino por la calidad y por la tradición, es el pilar de la empresa. Cada producto, desde los semielaborados para helado artesaal, hasta las apreciadas especialidades pasteleras, encierra el fruto de esta pasión que hace únicas nuestras creaciones y que ha llevado a Babbi a ocupar su posición de líder mundial. Sin pasión no hay sabor, no hay gusto, no está Babbi.

Innovación

Babbi es sinónimo de tradición y de autenticidad, pero esto no quiere decir cerrar los ojos ante los cambios: hoy día el mundo está en constante evolución, el mercado está conducido por las nuevas exigencias del consumidor y Babbi sabe tener que estar en condiciones de responder antes y mejor que cualquier otro a estas necesidades. En más de 65 años de actividad Babbi ha sabido construir e invertir en la búsqueda y en la tecnología con el objetivo de mejorar sus sectores de producción. 
Cada señal procedente del mercado, cada evolución del gusto, cada exigencia del cliente, se recoge y analiza por los especialistas en alimentación del R&D para ofrecer una solución excelente, innovadora y de calidad impecable a los propios clientes.

Solo partiendo de la calidad se puede apuntar a la perfección

Para Babbi la calidad de los propios productos es un principio fundamental, por ello la empresa realiza una constante y casi maníaca selección de las materias.

La calidad para Babbi es un principio fundamental y lo ha sido siempre en todos sus 70 años de historia. Babbi ha adoptado a veces estrategias de conservación, pero siempre con la finalidad de defender a los propios consumidores y ofrecer en cualquier momento de la estación otoño/invierno un producto fresco y único: el “postre perfecto”. El calor es el enemigo de la calidad y es por ello que, para garantizar la experiencia exclusiva de nuestros productos a base wafer, deseamos que los productos no estén presentes en los puntos de venta durante la estación estival. El placer de vivir una experiencia de gusto exclusiva no puede canjearse con la venta de cualquier confección más.

Babbi realiza en su interior todas las fases de la producción y realiza controles continuados internos: ha obtenido numerosos certificados de calidad como el ISO 9001, el estándar de referencia internacionalmente reconocido por el control de la Calidad. La empresa además, está registrada en la U.S. Food and Drug Administradion (FDA) para poder exportar a EE.UU. (clic aquí para visualizar el certificado FDA)

Además del aspecto cualitativo del producto la empresa presta gran atención a los propios consumidores, a sus costumbres alimenticias, a sus necesidades, en evolución continua ya sea por exigencias saludables como culturales.
Muchos productos son sin gluten y han sido certificados e introducidos en el prontuario AIC (Asociación Italiana Celíacos); la empresa además, ha obtenido el certificado VEGAN OK para los productos idóneos para una alimentación Vegana, el Certificado Kosher y el certificado Halal (WHA).

aic
sistema
kosher
vegan
wha
sistema